julio 20, 2024

Noticias, Derechos Humanos y Geopolítica

Mexicanos millonarios utilizan cuentas OFFSHORE, para evadir impuestos

Aviones privados, condominios de lujo, yates de alta gama. Esas son algunas de las propiedades que los empresarios más ricos de México han escondido a miles de kilómetros. Bajo el sigilo de la confidencialidad y la promesa de pagar menos impuestos que en sus lugares de origen.

Ahora esos secretos salen a la luz en los Papeles de Pandora, una investigación global coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y en la que participó EL PAÍS.

Entre los más de 3.000 mexicanos identificados destacan nombres como los de Germán Larrea (dueño de la minera más grande del país), María Asunción Aramburuzabala (heredera de la cervecería Modelo). Y Olegario Vázquez Aldir (cabeza del Grupo Empresarial Ángeles), cuyas fortunas suman en conjunto más de 30.000 millones de dólares.

El método y la práctica

¿Cómo hacer invisibles millones de dólares o un enorme yate? Para la gran mayoría de la gente hacer desaparecer sus posesiones es un truco de magia imposible.

Las personas más ricas y poderosas del mundo dirían que lo único que hay que hacer es llamar a un bufete de abogados.

La investigación parte de una filtración de 11,9 millones de archivos de 14 despachos que se dedican a los servicios financieros offshore: abrir y administrar empresas y fideicomisos en territorios donde reina el secreto bancario y donde los impuestos sobre los ingresos corporativos son mínimos o nulos.

El mayor acto de escapismo, sin embargo, no es ocultar el dinero, sino esconder a quién le pertenece.

Cuando se compra una casa, quien lo hace aparece en los registros como el dueño de la residencia.

En cambio, en la compra de una propiedad a nombre de una empresa offshore, el que aparece como propietario es esa firma.

Además, si el nombre de quien crea la compañía no figura en las versiones públicas de los archivos mercantiles, se vuelve prácticamente imposible saber quién es.

Esas capas que ocultan la identidad del propietario real se pueden sumar: cabe comprar una mansión usando una empresa de Estados Unidos, que está registrada, a su vez, a nombre de otra en las Islas Vírgenes Británicas.

Tal como lo hizo Germán Larrea, el segundo hombre más rico de México según Forbes.

Germán Larrea

¿Biden, detrás de la destrucción del NORD STREAM?

Larrea utilizó este esquema para comprar varias residencias en algunas de las zonas más exclusivas de Estados Unidos con un valor conjunto de 36,9 millones de dólares.

La cabeza de Grupo México, la minera más grande del país y el tercer productor mundial de cobre. Abrió entre 2013 y 2016 nueve empresas opacas en las Islas Vírgenes Británicas en las que figura como el único accionista y director.

La Jornada - Grupo México, de Larrea, duplicó su valor en este sexenio
IMPUESTOS

Eran compañías de papel: no tenían empleados, oficinas físicas ni actividad económica. Pero controlaban a otras sociedades estadounidenses que se encargaban de adquirir las casas en el mercado inmobiliario.

Este empresario de 67 años es reseñado a menudo como “misterioso” y “millonario invisible”, reacio a dejarse fotografiar en público y dar a conocer detalles de su vida privada.

Las primeras pistas de su complejo entramado financiero aparecieron gracias a un pleito de vecinos que llegó hasta los tribunales.

Larrea, con una fortuna personal que se acerca a los 26.000 millones de dólares. Según Forbes, compró en 2013 un apartamento de 300 metros cuadrados en las residencias del hotel Ritz-Carlton de Chicago.

Quería hacerse de dos lotes más, pero ofrecía la mitad del precio que se pedía.

Peter Francis Geraci, un conocido abogado local, llegó con una mejor oferta y el mexicano demandó bajo el argumento de que tenía prioridad para negociar con el constructor del edificio. Geraci, entonces, contrademandó.

Pero mientras la prensa daba amplia cobertura a la disputa entre Geraci y Larrea, en los tribunales las partes en conflicto eran Geraci contra First 38 LLC.

Una empresa registrada en Illinois que compró formalmente el lujoso apartamento de Larrea y que era una subsidiaria de Kinnardway Overseas Limited, establecida en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas.

Los grandes perdedores

 Kinnardway era del empresario mexicano, pero de no ser por el juicio eso no se hubiera sabido.

“Este registro será privado y no debe hacerse disponible a ninguna persona que no sea el registrador, la compañía y su agente”. Se establece en una declaración firmada por Larrea al despacho Trident, que ayudó al magnate a crear la empresa en el Caribe.

Chuck Collins, autor de Los acumuladores de riqueza: cómo los multimillonarios pagan millones para ocultar billones, afirma que hay un ejército de especialistas y asesores que facilitan la elusión fiscal y la creación de dinastías empresariales. Con esquemas de opacidad que benefician sistemáticamente a los que más tienen.

El mercado inmobiliario se ha convertido en una forma de resguardar fortunas, el objetivo no es necesariamente vivir ahí, sino diversificar tus activos por fuera de los mercados financieros. Se trata de no poner todos los huevos en la misma canasta”

Chuck Collins

Tener inversiones offshore no es un delito, pero eludir el pago de impuestos sí tiene un impacto económico y social, asociado a la concentración de la riqueza y la desigualdad.

“Los mayores perdedores son los sectores más vulnerables de la sociedad, quienes dependen de que haya seguridad social y servicios públicos de calidad”, comenta Collins, “todo ese sistema sufre cuando los ricos no pagan su parte”.

 La organización Fundar dio a conocer que durante los Gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. El fisco perdonó el pago de 567,8 millones de pesos (unos 28 millones de dólares) a seis de los 10 empresarios más acaudalados del país.

María Asunción Aramburuzabala

Entre los señalados estaba María Asunción Aramburuzabala, una de las mujeres más influyentes de México y acreedora de 10 premios empresariales internacionales.

La empresaria de 58 años, la mujer más rica y la sexta persona con la mayor fortuna de México. También recurrió a empresas offshore para hacerse de una lujosa finca de más de 1.000 metros cuadrados en el fraccionamiento The Colony de Park City

La humanidad sí tiene salvación
IMPUESTOS

La casa se compró en una cifra que rondó los 6,8 millones de dólares y tiene seis habitaciones, siete chimeneas, una cava, un spa privado y acceso directo a dos pistas, según listados inmobiliarios. 

Fue adquirida en 2006 a través de DC 16 Inc, una empresa en Delaware creada dos años antes.

El dueño de esa compañía es una sociedad escocesa sobre la que Aramburuzabala reconoció tener control significativo desde 2011, según documentos del registro británico de comercio.

Aramburuzabala, con una fortuna superior a los 5.800 millones de dólares, adquirió a través de un fideicomiso además dos aviones privados.

En 2014 compró un Gulfstream G550, una aeronave con capacidad para 17 pasajeros y un costo entre los 45 y 60 millones de dólares. Cinco años más tarde lo vendió y compró un Bombardier Challenger 350, el jet ejecutivo más vendido según su fabricante.

Las transacciones se hicieron a través del Sky Chariot Trust, un fideicomiso creado en 2008 por su madre, Lucrecia Larregui, en Nueva Zelanda. La empresaria y su hermana, Lucrecia Aramburuzabala, también aparecen como beneficiarias.

La familia movió al menos 40 millones de dólares al extranjero a través del Sky Chariot Trust entre noviembre de 2010 y agosto de 2013.

Olegario Vázquez Aldir

Olegario Vázquez Aldir, director ejecutivo de Grupo Empresarial Ángeles (GEA). Abrió ocho compañías opacas en las Islas Vírgenes Británicas entre 2010 y 2011, asociadas directamente a él o a sus familiares más cercanos.

GEA tiene entre sus negocios la red de hospitales privados Ángeles, la cadena de hoteles Camino Real, un banco y una aseguradora propios e Imagen, la tercera cadena de medios de comunicación más importante del país. Eso en México.

Olegario Vázquez Aldir | Ficsac
IMPUESTOS

En Islas Vírgenes, Vázquez Aldir tenía un portafolio muy distinto: creó Belamy Management Limited. Por ejemplo, para comprar un avión privado; Roxberg Group Limited y Avintura Holdings Limited. Para adquirir yates; otras tres empresas para incursionar en el mercado de los bienes raíces y dos más para hacer otro tipo de inversiones.

nota: EL PAÍS, Elías Camhaji

También te recomendamos...
La presencia de Olegario Vázquez Raña, empresario y maganate mexicano en el sector de los…
error

Piensa en compartir, eso nos ayuda a crecer juntos...

RSS
Follow by Email
YouTube
YouTube
LinkedIn
LinkedIn
Share
Instagram
WhatsApp
error: ¡¡¡Contenido protegido !!